lunes, 8 de diciembre de 2014

CUENTO SOLIDARIDAD UNA ALDEA SOLIDARIA

La alumna de la clase, Carmen Cañizares, ha resultado ganadora del Certamen Literario Escolar Andaluz 'Solidaridad en Letras'



La Aldea Solidaria

Carmen Cañizares

 Hace mucho tiempo vivía en una aldea un pequeño gran hombre. Pequeño, si porque era muy bajito, pero eso no le impedía hacer grandes cosas.

 Siendo muy joven se quedó huérfano y ya que no tenía familia, fue criado casi por todos los aldeanos. Unos le daban ropa, otros le daban comida, incluso, le ofrecieron vivir con alguno de ellos.

Nuestro amigo consiguió hacerse mayor y trabajar muy duro para devolverles el favor a sus vecinos. Pensaba que todos se habían preocupado de él y que tenía que ayudar de alguna manera. Consideró que una buena forma era cultivar un terreno que perteneció a su padre y que nadie trabajaba desde que él murió.

Consiguió reunir semillas de todos sus vecinos y con su ayuda, sembraron los campos y construyeron graneros donde guardar la cosecha.

Todos se implicaron y pusieron su granito de arena: unos ponían una semilla, otros el trabajo manual, otros regaban y así cada uno se especializó en una cosa.

Consiguieron ver crecer su aldea ya que con la cosecha y con lo que les daba la tierra, nadie pasaba hambre. Nuestro amigo siguió pensando que sería bueno que nadie pasara frío en invierno.

Entre todos consiguieron comprar un rebaño de ovejas. Con su lana aprendieron a tejer y otros pocos se dedicaron a esa labor, tejían mantas, ropa y su función era abastecer a todo el mundo, así nadie pasaría frío.

Nuestro amigo también pensó que ya que todos tenían comida y ropa, sería bueno que todo el mundo tuviera un techo así que lo propuso y de un bosque cercano sacaron la madera necesaria para hacer casas para todos los vecinos, incluso si uno necesitaba que se arreglara la suya, todos ayudaban.

Solucionados el tema de la comida, la ropa y la vivienda, nuestro protagonista pensó que sería bueno que todo el mundo supiera leer y escribir.

El había aprendido de un peregrino que iba de paso y al que dió cobijo en su casa por un tiempo.

Ni corto ni perezoso empezó a construir una escuela, esta vez quería que fuera un regalo para sus vecinos, así que no les dijo nada hasta que la terminó.

Al cabo de un tiempo, los reunió a todos y les dijo lo que había hecho. Todos se quedaron pensativos, no sabían en qué les podía beneficiar, pero él les hizo ver que comprenderían muchas cosas, que nadie les engañaría y que cuanto más conocimientos tuvieran, más ricos serían, no materialmente, sino mentalmente.

El empezó a enseñarles y todos correspondieron a su ofrecimiento.

Al final de su vida, nuestro amigo era un hombre feliz porque había dado mucho a sus vecinos pero también había recibido toda su ayuda cuando era pequeño y se sintió contento de ver como su aldea prosperaba y crecía pero sin perder nada de su generosidad y su solidaridad entre todos sus vecinos.

FIN




Este Certamen Literario, que desarrolla los objetivos del III Plan Andaluz del Voluntariado (2010-2014), se celebra con el fin de sensibilizar a la sociedad andaluza a favor de la defensa de los valores solidarios, así como animar al profesorado y alumnado a participar en concursos y actividades que promocionen la Educación para la Ciudadanía Democrática y promuevan iniciativas de cooperación y solidaridad.

El Certamen Literario Escolar Andaluz: «Solidaridad en Letras», pretende posibilitar que el alumnado se convierta en protagonista de la solidaridad a través de sus producciones escritas.

ORDEN DE LA CONVOCATORIA:



¡FELICIDADES!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos anima leer tus palabras...