martes, 6 de octubre de 2009

Una historia "Terminable" El cuento viajero

Los alumnos y alumnas de la clase hemos comenzado un nuevo cuento. De momento no tiene título, porque en su elaboración intervendremos toda la clase. Conocemos el principio, pero...¿qué sucederá al final?

"Érase una vez una princesa llamada Azucena que vivía en un castillo de Francia. ella era tímida, tenía los ojos azules, su piel era pálida, y baja de estatura.
Un día conoció a un príncipe llamado Matie, que era divertido, guapo y tenía los ojos oscuros.
Ella se quería casar con él, pero su padre no le daba permiso.
Miguel Ángel González Martos


Un día salió a dar un paseo y se encontró un gorro en el suelo, se lo puso, y él empezó a hablar. Le dijo:
-¡Como me has salvado de que la gente me pise, te concederé dos deseos!
-Pues quiero un perro y un mono- dijo la princesa.
-¡Vale!

Se fue para su casa con el gorro, y cuando llegó se encontró un perro y un mono que la esperaban. Para su sorpresa..¡el perro y el mono también hablaban!
La princesa les dijo:
-Tú, perro, te llamarás Buggy, y tú, mono, Federico.

Cuando Azucena se encontró a Matie, le contó lo que le había ocurrido.
Jorge Martínez Ortega

Entonces al mono y al perro se les ocurrió una idea:
-¡Vamos al jardín de palacio!-
Cuando llegaron enciontraron un huevo de dinosaurio entre los brotes del césped.
El mono, Federico, asombradó, dijo:
-¡Se está moviendo!-

Al momento, el huevo se abrió, y ...¡oh, qué sorpresa!...empezó a hablar de una forma muy rara:
-A gugu pata, a gugu pata-
La princesa lo recogió en brazos y dijo:
-Se llamará Piti.
Piti sonrió y empezó a decir cosas muy graciosas.

Paula Jiménez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos anima leer tus palabras...